Vida y ventura del velero Disko Imprimir E-Mail

por Hugo W. Barzola - Bahía Blanca - Asociado 58

El velero Disko lleva diez años navegando por el mundo. Hace unos meses atrás fue noticia nacional e internacional  en los medios de prensa, en el transcurso de un fuerte temporal su capitán sufrió fuertes golpes por lo que él y su esposa fueron  evacuados quedando el barco al garete, después de un par de días, el velero Disko fue encontrado varado en una playa al norte de Patagones, República Argentina. 

el velero en la playa

Salido del tablero de uno de los mejores diseñadores de Francia, Gilbert Caroff, especialista en barcos veleros oceánicos, de acero con orza o quillote; se me ocurre un caso parecido a Van de Staad de Holanda, mas conocido en nuestro país. Son sus propietarios Charles Pantet y Brigitte de nacionalidad suiza, no son jóvenes..., sólo tienen jóvenes 65/64 años de edad.

Los tripulantes

La verdad que hace diez años se dan el gusto de navegar por el mundo en su velero, su 7ºmo. barco, pero hace mas de 40 años que despuntó su pasión náutica. Charles nació en una pequeña localidad de nombre difícil de pronunciar a 60 km. de Ginebra y sus comienzos como corresponde a la náutica en Suiza los realiza en los lagos de su país, lagos que comparte con Italia. La financiación de su viaje la ha logrado vendiendo un anterior 34’ que tuvieron, cuando fueron construyendo Disko y con el alquiler de su vivienda, aparte de algunos ahorros.

navegando

Una vez botado en Francia en Octubre del 98, parte hacia España, tocando varios puertos llega a Gibraltar, pasado un tiempo parte hacia Canarias donde tiene amigos, allí luego de una estadía resuelve realizar el primer cruce del Atlántico rumbo al Caribe donde pasa un año paseando por sus islas. Vuelve luego a Europa recalando en las Azores de donde luego de visitarla pasaron a Portugal. Allí desembarca Brigitte que parte en bus a visitar a la familia. Charles sólo, partió hacia España donde en Almería deja su barco retornando a Suiza.

popa

Después de un tiempo abordan nuevamente el Disko rumbo a Marsella y Antibes, ya en el Mediterráneo, paseando como siempre un poco por la zona eligen partir nuevamente rumbo al Atlántico llegando a Madeira, poco después bajan a Canarias en donde se detienen un tiempo con amigos. Allí deciden al tiempo otro cruce del Atlántico nuevamente hacia el Caribe, hechos varios circuitos, desde St. Martin parten en un nuevo cruce directo hasta la Coruña en España. Allí pasan una temporada, luego se dedican a recorrer la costa Atlántica de la Península, buscando conocer los puertos de Portugal, lo que hacen de arriba a abajo. Al tiempo toman rumbo otra vez hacia Canarias, visitando Las Palmas,Tenerife,

En algún momento de la conversación Charles nos dice sobre la felicidad que los embarga al estar navegando (lógico que en momentos de buen tiempo), no importando entonces la velocidad de navegación, ni la fecha de arribo, si no el vivir en paz con ellos mismos y sin preocupaciones mundanales, es entonces que deciden realizar un nuevo cruce al Atlántico, pero esta vez arribando insólitamente al Puerto de la Plata en la provincia de Buenos Aires.

interior

El cruce se realiza en seis semanas. Ya en el Río de la Plata, recorren todos los puertos de la capital y del Uruguay, también llegan a Mar del Plata dos veces, donde se encuentran con amigos. En el último viaje a Mar del Plata, en el mes de Octubre del 2007, es que deciden zarpar y aventurarse en los mares del sur, pensando arribar a Ushuaia.

Piriápolis desde NpeM
El Disko en mantenimiento en Piriápolis
Navegando regularmente, a la altura de Patagones-Viedma en condiciones totalmente normales, es entonces cuando son tomados por una feroz tormenta de viento que arbolaron el mar, es allí que una formación de olas cruzadas toman al velero de través, ocasionando casi una vuelta a campana del mismo hamacándolo violentamente...

TV

A consecuencia del mismo, el barco sufre algunos daños en su arboladura y sistema de comunicaciones, pero el peor daño lo recibe el patrón del barco, Charles, quien recibe golpes en la cabeza y la zona cervical que lo imposibilitan a cualquier tarea. En cuanto a Brigitte es menos afectadas, recibiendo golpes varios, pero no significativos. Este cuadro de situación hace que decidan pedir auxilio, ponen en funcionamiento la EPIRB, dispositivo que dispara una señal de auxilio satelital

may

La verdad es que el barco todavía podía navegar pero lo que le faltaba era una tripulación...! Afortunadamente la tecnología y el buen estado de nuestros servicios marítimos que incluyen a la Prefectura y la Marina, recibió la señal de auxilio, despachando primero un avión de búsqueda, el que logra el objetivo de localizarlos en el mar, poniendo en marcha los mecanismos de rescate. Rápidamente es alistado uno de los helicópteros afectados a esa tarea, con el personal idóneo para la misma.

may

 Llegados al lugar logran izar a la pareja de navegantes del Disko, llevándolos a Pto. Belgrano para su atención.
A todo esto el pobre velero ha quedado al garete, pero guiado por la buena estrella que siempre lo ha acompañado, hace que la corriente dominante lo empuje derivando hacia la costa al norte de Patagones, donde se encuentran aun extensas playas de arena y médanos. Lo que si hubiera ocurrido hacia el sur del Río Negro, el perfil de la costa cambia, siendo rocosa y el peligro hubiera sido mayúsculo y su destino incierto.

 

 

playa

Entonces allí llega el velero con la resaca de la marea de tormenta y queda acolchonado por la arena, eso si bien adentro de la línea normal de la misma, acomodándose en forma bien vertical, clavándose en la playa gracias a la orza, la cual impidió que siguiera aun más arriba, pero perjudicándola en su estructura.

Playa


Su aparición sucede pocos días después del rescate de los navegantes y la noticia es rápidamente comunicada a su dueño. Esto entraña una gran alegría para Charles y Brigitte, pero luego de reponerse sobreviene la responsabilidad de ver si es posible rescatarlo. A todo esto Prefectura ha colocado una guardia sobre el barco, el que si bien se encuentra en una zona por demás inhóspita, velaron por su seguridad. La verdad es que el barco ha sufrido desperfectos menores y sus medios se hallan en buenas condiciones.

Playa

Viajan sus dueños a la zona, donde piden asesoramiento al asumir el cuadro de situación. De allí surge la necesidad del servicio de una empresa especializada en salvamentos marítimos. La tarea es encargada a una firma de Buenos Aires la que después de ímproba tarea, cumple con eficacia y medios, con las costosas tareas de la misma.

playa

Hay que realizar el corte de la orza para lo que hay que realizar un canal para poder trabajar debajo del barco. Realizado esto y desencajada el resto de la misma de su caja, se prepara un camino especial con tablones y caños a fin de poder realizar el desplazamiento del casco hacia la marea. Esto implicó moverlo unos cien metros, enorme tarea pero que resultó más fácil que la que presentó el corte de la orza y el despegue del acunamiento del casco en la arena. Llegada una buena marea al fin Disko vuelve a flotar por su cuenta en el medio para donde fue creado, allí se lo fondea adecuadamente para luego trasladarlo hacia el Pto. de Viedma. Para el traslado hacia nuestro puerto es necesario según reglamentación los servicios de un Patrón de Yate, para lo cual Charles, que aun no se hallaba en condiciones físicas, decide solicitar esa ayuda al CNBB, el que ofrece la experiencia de dos jóvenes Patrones, ellos son Marcelo Marcucci y Oscar Tellarini. Ellos revisan los medios disponibles del barco, descartando la navegación a vela por estar averiados algunos elementos. Revisado el motor, este se encuentra en buen estado, decidiendo utilizarlo para la navegación. Los mismos se encargan de la tarea arribando felizmente a nuestro puerto Nacional dentro de Ing. White.

Ya en puerto

Luego de un período de trámites y formalidades viene la decisión de intentar la reparación y puesta en servicio nuevamente del velero, decidiendo depositar esa responsabilidad en los Talleres Navales de Pto. Belgrano, donde se hallan en este momento, esperando sus dueños, afincados en Bahía Blanca, el momento de volver al mar...Confiesan estar satisfechos de su estada en Argentina, habiendo recorrido oportunamente de norte a sur el mismo, estando encantados con Bariloche y todos los lugares donde encuentran a colonias suizas, que los hacen sentir cercanos a su país. Ahora disminuidos sus recursos esperan tener listo su velero para partir a Europa, vender el mismo y pensar recién en el porvenir.

en reparaciones

Antes de finalizar este relato tengo que darle expresión al pedido agradecido de Charles y Brigitte, por las atenciones recibidas de parte de Prefectura primero y luego de la Marina Argentina, me comentan que no tienen palabras (o no les alcanzan a pesar que hablan cinco idiomas) para agradecerles su esfuerzo y atenciones.

interior

lazy

Brigitte preparando el lazy-yacks del Disko

Ing. Wite

El velero Disko, listo para la partida hacia Piriápolis

Yo agrego que las mismas no han hecho mas que hacer honor al protocolo de la Ley del Mar, en todos los casos, sin distinción de actores, nuestros Marinos (incluido lógicamente Prefectura) están ejercitados para responder a la “Seguridad de la Vida en el Mar” y están formados en una tradición que tiene desde el fondo de nuestra historia, hitos memorables.

Hugo W. Barzola (HWB)
Piloto de Yate – Prom.14 de 1974
CNBB- Bahía Blanca
Asociado A.D.A.N. 57

 
Advertisement

Convenios de Reciprocidad STW

STW

Imagenes

alma.mia.44.jpg
Copyright 2019 Asociación Deportiva Argentina de Navegantes.