Velero Club - De Buenos Aires al Mediterraneo Imprimir E-Mail
Por Martín Iut - Asociado 84
El proyecto empezó digamos hace unos 10 años, con la idea de mi hermano Sebastián y un amigo de él de tener un barco y hacerse a la mar a recorrer el mundo. Este velero lo mandaron a construir a los astilleros Blue Waters Boats del ingeniero Roberto Alonso, le diseñaron un 42 pies de acero naval de 12 Tn. Después de trabajar muy duro durante casi 3 años sin descanso ni vacaciones, compré la parte del amigo de mi hermano, ahora el Club es de mi hermano y mío, todo queda en familia. Estuvimos casi un año y medio preparándolo y comprándole cosas (muchas cosas, interminable la lista) para tenerlo listo para hacer, para nosotros un gran viaje, navegar desde Buenos Aires hasta Barcelona costeando Uruguay, Brasil, algo del Caribe, cruzar el Atlántico y navegar el Mediterraneo!!! 
Salimos del Yatch Club Puerto Madero el 6 de diciembre del 2008 a las 1400 hs, después de 1 mes de trabajo sin descanso, la tripulación está compuesta por mi hermano Sebastián, Joni, un amigo de Barcelona,Wenceslao, por una semana  y yo, Martín. La despedida de la gente del Club y de la familia fue tremendamente emotiva, por más que estés en comunicación casi diaria,partir del puerto y ver como dejas por popa a todo el mundo querido, no hay posibilidad de no emocionarse.

Puerto Madero 

Puerto Madero - Buenos Aires - Argentina
Una semana de viaje por Joni
Sabado 6 de diciembre de 2008 - La Partida
No era un sábado cualquiera en Puerto Madero, los marineros del club sabían de nuestra marcha, al igual que algunos amarristas vecinos que nos habían colmado de consejos y buenos deseos. Con la apertura del puente de las 14:00 pensábamos salir y había algo de emoción en el ambiente. La familia de Martín y Sebi habían venido a despedirles, y Wenceslao (un amigo de Sebi que nos acompañará en la primera semana de viaje) y yo tratábamos de permanecer en un discreto segundo plano, aunque debido a lo hospitalario de la familia Iut, era difícil. A las 13:00 pasamos por la caseta de marinería a despedirnos formalmente de los marineros. Abrazos, intercambios de correos y deseos de buenos vientos. Son gente encantadora que me han tratado con cariño desde el primer día.

despadida 

La familia y los amigos nos despiden en la amarra
Marcelo, del velero Nina, un vecino de amarra nos deja una botella de vino y una nota de buena suerte. Se acercan las 14:00 y es hora de las verdaderas despedidas, ahora si se desata la emoción en el muelle, Silvia y Mario van a ver partir a sus dos hijos. Por debajo de las gafas de sol de July, la hermana menor, caen lagrimas mientras con las dos manos sujeta la cámara y no deja de sacar fotos, consciente que no vera a sus dos hermanos en una larga temporada. Y yo, empático como he sido siempre, no soy ajeno a tanto sentimiento, me pongo en la piel de los padres y un escalofrío recorre mi cuerpo. Yo ya hace mucho que me despedí de mis seres queridos, para mi este viaje empezó hace un mes.

bocana 

El Velero Club pasa la bocana de Pto. Madero
Soltamos amarras a las 13:45, a las 14:00 cruzamos la bocana, suena la bocina de niebla del Club para despedir a los familiares que se han acercado hasta el puente para despedirnos por ultima vez. Mueven los brazos diciendo adiós, hasta que la distancia los convierte en pequeños puntos de colores, el viaje a empezado definitivamente.
Llegamos a Colonia, Uruguay a las 19:38, ha sido una navegación placida a través del rió de la Plata, casi toda ella con motor ya que el viento lo teníamos en contra. Colonia en un pueblo precioso, de casas viejas y calles adoquinadas. Haremos noche aquí pera partir mañana hacia Piriápolis.

colonia 

Sebastián en la proa, detrás, Colonia
Domingo 7 de diciembre de 2008 - Camino a Piriápolis
Levamos el ancla a las 10:20, tiramos el ancla porque no había boyas libres para fondear, o sea que la estancia en el puerto de Colonia nos ha salido gratis. Al salir subimos velas pero al poco el viento que nos era favorable desaparece y tenemos que bajar el aparejo y poner el motor. El piloto automático hace todo el trabajo, y la tripulación se aburre como una ostra. Martín prepara una tortilla de patatas enorme, y comemos copiosamente. A la tarde empezamos a notar que el agua del río cambia de color, ya no es de ese tono marrón barro y empieza a ganar tonos verdosos.

Martín y Jon 

Martín al timón, Jon acompaña
Yo hago la primera guardia, de las 00:15 a las 01:45, sin novedad, pero justo al final de mi turno, el viento rola al este y eso hace posible subir velas y apagar motor. El Club se desliza ahora silencioso sobre las aguas del Río de la Plata, bajo y me duermo escuchando el sonido del agua contra el casco.

Descanso 

Lunes 8 de diciembre de 2008
Al otro dia ya nos embarcamos en lo que se puede llamar ya una navegación seria. Salimos de Piriápolis a eso de las 1500 hs, con el pronóstico de entrada de un frente sur. Y tal cual, Esa noche nos agarro el bendito frente que esta vez nos trato mejor que cuando fuimos a mardel. Vientos del sur-este de entre 18 y 22 nudos. Subimos volando. Me tengo que sacar el sombrero ante Peter Forthman y su bendito piloto de viento, 30 hs sin tocar absolutamente nada y con mar formado de popa. El podía con todo, increíble.
Pescado fresco!! - Durante la noche hemos pasado frente a Montevideo, y a la mañana cuando me asomo, veo que las aguas han adquirido un tono verdoso y empieza a ser salada. Ya queda poco para llegar al Atlántico. Wences ha preparado los aparejos de pesca, y a eso de las 09:15, ya ha picado un pez con uno de los señuelos que compramos en la calle Paraná. Es un pez plateado, alargado y aplanado (más tarde descubriremos por un marinero del puerto de Piriápolis que se trata de un pez sable). Todos estamos impresionados, Martín procede a la limpieza, hoy comeremos pescado fresco! A las 10:33 cae el segundo, es de la misma especie, pero algo más grande, empezamos a creer en la pesca embarcada y en nuestras posibilidades de hacer del mar una fuente de alimentos. Martín cocina el pez sable, ennarinado y frito, no tiene mucha espina y su sabor me recuerda al lenguado. Me parece riquísimo! No se si porque lo hemos pescado nosotros o porque es gratis, el caso es que lo disfruto mucho.

pescado

Jon y el primer pescado
14:40 Llegada a Piriápolis. - Después de 28 horas de navegación, entramos en el puerto de Piriapolis, una pequeña localidad costera, cerca de punta del este, donde oficialmente acaba el río y empieza el océano Atlántico. Se trata de un pueblo balneario, con una bonita playa, y un par de lomas verdes y arboladas de fondo. Me recuerda mucho a Comillas, un pueblo del cantábrico al que solíamos ir a veranear toda la familia, cuanto más lo miro más parecidos le veo. Por la tarde, dando un paseo con el gomón ( la pequeña zodiac), descubrimos que el espigon esta lleno de mejillones, y cogemos una buena provisión, que será nuestra cena, mejillones a la marinera.

Martes 9 de diciembre de 2008 - Rumbo Rio Grande do Sul
Son 270 millas las que nos separan de Rio Grande, en este tramo dejaremos atrás las aguas del río de la Plata y entraremos definitivamente en el Atlántico sur. A las 13:29 soltamos las amarras, la información metereológica habla de vientos del sur, que nos son favorables para la navegación. El día avanza tranquilo, pero los vientos favorables no aparecen por ninguna parte. Entrada la noche, la prefactura naval uruguaya, nos pide posición por radio y nos da un parte metereológico. La verdad es que no esperábamos la información que nos da. AVISO DE TEMPORAL, las tres palabras que nadie querría escuchar estando a 10 millas de la costa. Si bien es cierto que el aviso no es para la zona en la que estamos navegando. Por precaución, preparamos el Club para mal tiempo. Estivamos bien las cosas dentro, ponemos el tormentín, una vela más pequeña para vientos fuertes. Una sopita instantánea y a descansar en turnos de a dos. Cuando me despierto para empezar la guardia con Sebi, espero encontrar un tiempo de perros, pero al salir a cubierta, veo asombrado que ni viento fuerte, ni temporal, ni nada parecido.
El cielo esta algo nublado, pero las estrellas van apareciendo, el piloto automático hace todo el trabajo, y Sebi y yo charlamos mientras el cielo se va aclarando y el sol le gana terreno a las estrellas. A las 6:00 Sebi me envía a dormir, ha pasado todo el peligro, si es que alguna vez lo hubo.
Miércoles 10 de diciembre de 2008 - Llegó el viento favorable
Son las 10:15 cuando me despierto, y justo acaban de apagar el motor, por fin ha llegado el famoso viento favorable! El piloto de viento esta trabajando, llevando el barco de acuerdo con el rumbo y las velas, es silencioso, preciso y no consume energía a diferencia del piloto automático. Bendito invento, sin duda! El día transcurre tranquilo, avanzamos a buen ritmo, hace sol y la tripulación descansa esparcida por la cubierta.
A las 18:15 recibimos una visita inesperada, delfines! Por lo menos una docena de delfines se acercan al Club y nadan frente a la proa, saltando y cruzándose frente a la embarcación. Su visita nos llena de alegría, y quedamos impresionados por el espectáculo de acrobacias que nos dedican.

delfines

A las 20:07, unas nubes un poco grises arruinan un bonito atardecer, poco a poco van ganando terreno, parece que tendremos una noche movidita. El viento se mantiene en la misma dirección pero crece en intensidad. Tomamos las precauciones debidas, achicamos paño como dicen los marineros, o sea que hacemos las velas mas pequeñas. Con la subida de viento, crecen también las olas. El Club se mueve al son de un Atlántico algo embravecido. Pero dentro me siento seguro, me tumbo en la cama, ajusto el sistema antiescora, que no permite que me caiga de la litera y entre ola y ola me duermo hasta que me toca la guardia. Relevo a Martín, que me da instrucciones precisas “tranquilo que todo lo hace el piloto de viento, tu solo controla por GPS que vayamos a rumbo y saca la cabeza cada tanto para ver que no haya ningún barco en el horizonte”. Son las 04:00, saco la cabeza y veo un par de luces blancas por estribor, están muy lejos. Miro el piloto de viento, manejando el barco sin descansar. Cada tanto una ola grande mueve todo el barco, pero el piloto de viento no tarda en devolverlo a su rumbo...bendito invento, realmente. Me tumbo en la mesa de cartas, improvisado camastro para las guardias y imagino que estarán haciendo ahora mi familia y amigos. A las 06:00 ya hay claridad, y Sebi viene a relevarme, me voy a tumbar, estoy cansado y falta muy poco para llegar a Rio Grande do Sul.
11:30 Amarramos en el muelle del museo oceanográfico de Río Grande do Sul, porque el Club Náutico de Río Grande no tiene la profundidad suficiente para el Club, pero resulta mejor.
El director del museo, Lauro, es un hombre generoso, que nos deja estar sin coste alguno en el embarcadero del Museo y se ofrece a darnos algunos lugares de interés para visitar. La previsión habla de vientos en contra la próxima semana, o sea que descansaremos aquí unos días, que buena falta nos hace.
Lunes 22 de diciembre de 2008 - Isla de Santa Catharina
 
Han sido 4 días y 4 noches, 370 millas de distancia y mucho viento en contra. Al final los buenos pronósticos duraron poco, viento y corriente en contra han puesto a prueba nuestra paciénciencia. Pero finalmente llegamos, que es lo importante. De estos 4 días de viaje, os contaré que durante los dos primeros el mar nos puso a prueba, pues por el rumbo, la ola nos quedaba un poco atravesada y era fácil marearse. El viento favorable, nos duro una tarde y parte de esa noche, después tuvimos que prender el motor más de lo que deseábamos.
Vivencias - Hay que destacar que antes de partir, Martín instaló la antena y el equipo de HF, lo que nos permite contacto por radio a largas distancias. Gracias a ADAN, la Asociación de Navegantes de Argentina, de la que Martín es miembro, nos pusieron en contacto con Miguel Urbieta, el Delegado de ADAN en Punta Alta y el radioperador que cada día, puntualmente, a las 20:30 da el apoyo a los Asociados de ADAN,  nos saluda y nos da la información metereológica para nuestra posición. La verdad es que se ha convertido en todo un ritual, a las 20:30 estamos todos reunidos alrededor de la radio para escuchar sus noticias. Es una gran suerte contar con su ayuda.
Muchas gracias Miguel!!!!

Mate 

Especial atardecer para tomar unos mates......
Destacar también el encuentro con delfines! Pero esta vez en gran cantidad! Un banco de unos 200 delfines se cruzó con el Club a la altura del cabo de Santa Martha, en nuestro 3er día de navegación. Todo el mar alrededor nuestro eran delfines saltando y chapoteando. Los tres nos quedamos atónitos. Hasta donde alcanzaba la vista veíamos delfines, saltar y jugar. Un pequeño grupo se quedo con nosotros, serian unos 20. No pude más, largamos un cabo por popa, y me tire al agua con las gafas de buceo.
buceo
A mi alrededor los delfines seguían nadando, manteniendo una distancia prudencial de 2 metros. Podía escuchar sus ruidos por debajo del agua, y mientras yo les observaba, ellos me miraban a mí también. Nadaron a mi lado y por debajo mío, sin dejar de estudiarme. Poco a poco se acercaban, pero nunca lo suficiente para que pudiera tocarlos. La verdad es que no se como describir el rato que pase escuchando sus sonidos y mirándolos. No me cabe la menor duda de que son animales inteligentes, y entiendo un poco más porque se ha escrito tanto y se ha hablado tanto de los delfines.
Miércoles 17 de diciembre de 2008 - Y el viento roló
 
Y el séptimo día, el viento roló (suena un poco bíblico, pero es así). No mucho, pero lo suficiente para que nos animemos a dejar Río Grande y nos hagamos a la mar rumbo a Florianópolis. Delante nuestro, 330 millas y 3 días de viaje o más, nunca se sabe. O sea que no se extrañéis si en unos días no publicó nada.

Sebastián al timón

Poco a poco el muelle del museo oceanográfico se va quedando vacío, hace tres días despedimos al "María Galante" un barco precioso, de 30 pies, capitaneado por Pablo, que vuelve hacia Argentina. Y hoy a la mañana, nos ha dejado el "Shenu", con Boby y Gonza, que suben hacia el norte de Brasil como nosotros, pero ellos van más allá de Florianópolis, su destino es Paraty. La verdad es que ha habido buena camaradería entre todas las embarcaciones. Y hemos compartido historias de mar a las noches, y escrutado y comparado los mapas meteorológicos en busca de esos vientos favorables que parecían no llegar nunca. Estamos al inicio del viaje y ya tengo un montón de papelitos en mi diario con direcciones de correo y la firme promesa de mantener el contacto. 
Aprovecharemos lo que queda de día antes de partir, para las últimas compras de provisiones frescas y trámites burocráticos y si no cambian los planes, a la tarde soltaremos amarras.
Lunes 15 de diciembre de 2008 - Río Grande do Sul
 
Ya hace 4 días que estamos en Río Grande, una vez realizados los tramites burocráticos pertinentes, nos dedicamos al turismo. Paseamos por este pueblo volcado al mar, con una importante industria pesquera, y disfrutamos del calor de sus gentes. El director del museo oceanográfico, Lauro Barceló, nuestro anfitrión, nos ha proporcionado todos los servicios propios de una marina. Agua, luz, un baño con ducha y agua caliente y por si fuera poco, acceso a Internet. Todo gratis. Lo único que nos pidió a cambio, una bandera de la embarcación, preferiblemente usada, para su pequeña colección.
Desde que llegamos no ha parado de soplar el viento del Nordeste, y hasta que no cambie un poco al Sur no marcharemos. Ahora los últimos partes hablan de un cambio para el miércoles o jueves. Hoy hemos realizado una pequeña excursión a la isla que tenemos en frente, la isla dos Marinheiros. Es un paraje precioso, con dunas y estanques de agua dulce poblados por infinidad de aves donde parece que no ha llegado la asfixiante mano del hombre. Poco a poco nos adaptamos al ritmo de vida de la naturaleza, al de la climatología, esperando a que role el viento que nos ha de indicar el día de la partida.
P.D. Sebi, se revela como un gran editor de vídeos y ha preparado esta perla. Disfrutadla, porque si una imagen vale más que mil palabras, soy incapaz de calcular el valor de este vídeo, solo dura cuatro minutos y es un resumen de lo vivido en nuestro viaje, desde los preparativos......
PARA VER EL VIDEO 1 CLICK AQUÍ
Miércoles 17 de diciembre de 2008 - Y el viento roló
El séptimo día, el viento roló, suena un poco bíblico, pero es así!!!. No mucho, pero lo suficiente para que nos animemos a dejar Río Grande y nos hagamos a la mar rumbo a Florianópolis. Delante nuestro, 330 millas y 3 días de viaje o más, nunca se sabe.
 
Poco a poco el muelle del Museo Oceanográfico se va quedando vacío, hace tres días despedimos al María Galante un barco precioso de 30 pies capitaneado por Pablo, que vuelve hacia Argentina. Y hoy a la mañana, nos ha dejado el Shenu, con Boby y Gonza, que suben hacia el norte de Brasil como nosotros, pero ellos van más allá de Florianópolis, su destino es Paraty. La verdad es que ha habido buena camaradería entre todas las embarcaciones. Y hemos compartido historias de mar a las noches y escrutado y comparado los mapas meteorológicos en busca de esos vientos favorables que parecían no llegar nunca. Estamos al inicio del viaje y ya tengo un montón de papelitos en mi diario con direcciones de correo y la firme promesa de mantener el contacto.
Aprovecharemos lo que queda de día antes de partir, para las últimas compras de provisiones frescas, trámites burocráticos y si no cambian los planes, a la tarde soltaremos amarras.
 
lunes 22 de diciembre de 2008 - Isla de Santa Catharina
Han sido 4 días y 4 noches, 370 millas de distancia y mucho viento en contra. Al final los buenos pronósticos duraron poco, viento y corriente en contra han puesto a prueba nuestra paciencia. Pero finalmente llegamos, que es lo importante. De estos 4 días de viaje, os contaré que durante los dos primeros el mar nos puso a prueba, pues por el rumbo, la ola nos quedaba un poco atravesada y era fácil marearse. El viento favorable, nos duro una tarde y parte de esa noche, después tuvimos que prender el motor más de lo que deseábamos.
En el apartado de vivencias, hay que destacar que antes de partir, Martín instaló la antena y el equipo de HF, lo que nos permite contacto por radio a largas distancias. Gracias a la Asociación de Navegantes de Argentina,  de la que Martín es miembro, nos pusieron en contacto con Miguel, el radioperador que cada día, puntualmente a las 20:30 nos saluda y nos da la información metereológica para nuestra posición, la verdad es que se ha convertido en todo un ritual, a las 20:30 estamos todos reunidos al rededor de la radio para escuchar sus noticias. Es una gran suerte contar con su ayuda.
Quiero destacar también el encuentro con delfines! Pero esta vez en gran cantidad! Un banco de unos 200 delfines se cruzaron con el Club a la altura del cabo de Santa Martha, en nuestro 3er día de navegación. Todo el mar alrededor nuestro eran delfines saltando y chapoteando. Los tres nos quedamos atónitos. Hasta donde alcanzaba la vista veíamos delfines, saltar y jugar. Un pequeño grupo se quedo con nosotros, serian unos 20. No pude más, largamos un cabo por popa, y me tire al agua con las gafas de buceo.

delfines 

A mi alrededor los delfines seguían nadando, manteniendo una distancia prudencial de 2 metros. Podía escuchar sus ruidos por debajo del agua, y mientras yo les observaba, ellos me miraban a mí también. Nadaron a mi lado y por debajo mío, sin dejar de estudiarme. Poco a poco se acercaban, pero nunca lo suficiente para que pudiera tocarlos. La verdad es que no se como describir el rato que pase escuchando sus sonidos y mirándolos. No me cabe la menor duda de que son animales inteligentes, y entiendo un poco más porque se ha escrito tanto y se ha hablado tanto de los delfines.

delfines

Miércoles 24 de diciembre de 2008 - Feliç Natal
Llego la navidad al Club, es una navidad distinta. Hoy cenaremos en el Yacht Club, que podemos usar sus barbacoas para preparar un rico asado navideño. Nuestro regalo?, un frente del Sur que ha llegado esta tarde con un poco de lluvia y que nos traerá vientos favorables para seguir subiendo.
 
Nuestro siguiente destino, Bahía de Isla Grande. Mañana temprano, dejaremos Florianópolis y nos haremos de nuevo a la mar, hay que aprovechar las condiciones meteorológicas.
Son días para acordarse de la familia, que esta lejos y los buenos amigos. La distancia da perspectiva, y a mi me ayuda a ver de que manera quiero a algunas personas. Los primeros en la lista, mi familia. Se que me echan de menos en estos días, como yo también les extraño. Y mis amigos, con los que compartí penas y glorias. A todos feliz navidad, os quiero y os llevo conmigo en este y en todos los viajes que haga.
 
martes 23 de diciembre de 2008 - Parece ser que ahora si empieza Brasil.... por Martín Iut
Y llegamos nomás a Florianópolis, la navegación la verdad es que fue para mi bastante molesta, pero básicamente porque tuvimos que usar mucho tiempo el motor, aproximadamente el 70 % del viaje.
Además de tener el mar y el viento de proa, lo que según el viento se hacia bastante molesto, pantocazos y eso que se sabe cuando tenemos todo de proa, se sumo que se genera como un rebufo atrás del barco que hace que los gases del escape se huelan en el cockpit. Por eso el día de navidad (el 25) salimos para Illa Grande lo mas temprano que pudimos, parece que entra un sur.
Igual así y todo estar en el mar y haciendo este viaje me hace considerar un gran privilegiado, por lo cual quejarse sería totalmente injusto....nos visitaron de nuevo los delfines.... pero esta vez por cientos. No exageramos, le calculamos que habría entre 200 y 300 delfines, todos saltando por el aire y siguiendo al Club por todos lados.... increíble....mágico.... no se como describírselo.....

Sebastian y Martín 

Florianópolis...... buenísimo..... !!!!llegamos y fondeamos al resguardo de la Illa do Frances, y bajamos a celebrarlo con unas cervezas con un amigo que hicimos en Río Grande y que volvimos a encontrar aquí, luego cenamos y caímos reventados. A la mañana lo primero un chapuzón... Algunos largos como el de Joni y mi hermano de esta mañana. Se fueron hasta la playa nadando desde el barco. Yo le calculo que estará entre 800 y 1000 metros. Y ahí se vio los años de nadar de Sebi. Fue como una bala. Y encima después no quiso subir al gomón cuando los fui a buscar para volver, .......volvió nadando!!!
cervezas
Amigos, por fin arreglamos el inversor de corriente (12 V a 220V) y podemos cargar la notebook a bordo, pues como estamos fondeados no tenemos 220 de puerto. Pero la compu gasta bastante, así que tenemos que limitar el uso, por lo cual..... me quedan mil cosas por contar.... pero ahí radica la magia.... es algo único y personal, pero por cariño o amor por las personas queremos contarlo todo.... Sepan entender que hay cosas que no se pueden explicar con palabras.... mi deseo de que puedan sonreír cada día.... Últimamente estoy aprendiendo a hacerlo.....poco a poco!!!
PARA VER VIDEO 2 - RÍO GRANDE-PARATY  CLICK AQUÍ
Saludos para todos!!!!
Jon y Martín

 

 
< Anterior
Copyright 2020 .