Origen de Mapear Imprimir E-Mail

Por Javier Postiglione

A modo de introducción, corresponde señalar que la utilización de cartografía digital unida al GPS como medio de navegación terrestre comenzó a utilizarse en la Argentina a mediados de los años 90, con el advenimiento de los vehículos de doble tracción y el denominado “turismo de aventura”.
A través de un receptor GPS conectado a una computadora portátil y la utilización de cartografía del Instituto Geográfico Militar digitalizada por un pequeño grupo de entusiastas, se encontró un medio seguro y preciso de determinar la posición en zonas donde la navegación tradicional es sumamente dificultosa.

A partir del año 2000, el advenimiento de una segunda generación de receptores GPS que permitía la incorporación de cartografía vectorial al receptor constituyó un gran avance tecnológico, ya que la primera generación de receptores GPS sólo mostraba en pantalla las coordenadas geográficas y limitada información de navegación.
Sin embargo, esta nueva generación de aparatos incluye de fábrica tan sólo un mapa sumamente rudimentario e inexacto (“mapa base”). En razón de ello, resulta necesario adquirir en forma adicional al receptor una cartografía detallada del terreno a navegar, cartografía que usualmente es confeccionada por el fabricante del GPS.

La extensión geográfica de la República Argentina, el alto costo de relevamiento y el reducido mercado de usuarios de GPS llevó a la absoluta falta interés de los fabricantes de GPS de confeccionar cartografía detallada de América del Sur, y consecuentemente de la Argentina. Nuevamente los entusiastas del turismo de aventura, con intención de aprovechar al máximo la nueva tecnología, comenzaron a experimentar con software gratuito disponible en Internet, y luego de varios intentos, a fines del año 2000 lograron confeccionar cartografía compatible para GPS.

Dado el origen deportivo de este movimiento, la cartografía comprendía principalmente caminos y senderos rurales transitables tan sólo por vehículos de doble tracción, con poca atención a la red vial y zonas urbanas.
Así, en el mes de abril de 2005 nace el Proyecto Mapear con la premisa de conformar una comunidad virtual de usuarios de GPS que confeccione mapas vectoriales para GPS de todo el país y los ponga a disposición de esos usuarios en forma totalmente gratuita. A ese fin se creo un foro de discusión en Internet en el que se fueron registrando personas interesadas en los temas de GPS y cartografía digital. 

La aceptación de la propuesta por parte de los usuarios fue inmediata, ya que si bien en su origen el foro tuvo un carácter estrictamente técnico relacionado con la confección de cartografía digital, la rápida difusión del sistema de navegación satelital hizo que los usuarios de este sistema acudieran al foro del Proyecto en búsqueda de información y asesoramiento, y lo más importante, de cartografía gratuita y de mayor calidad que la disponible comercialmente. 

Eso hizo que el crecimiento de la comunidad fuera explosivo, duplicándose cuatrimestralmente el número de usuarios registrados. De esta forma, el grupo originario de alrededor de 20 personas creció en cuatro años hasta convertirse en una comunidad de más de 200.000 usuarios a la fecha, con un promedio diario de registraciones de entre 400 y 500 nuevos usuarios. Por ello, el sitio del Proyecto Mapear es hoy en día un referente en cuanto al tamaño de la comunidad y cantidad y calidad de la información intercambiada. 

Actualmente la comunidad está conformada por 9 moderadores residentes en la Capital Federal, Buenos Aires, Córdoba y Río Negro, dibujantes residentes en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa, Mendoza, Misiones, Salta, Santa Fe y Tucumán, y colaboradores residentes en toda la extensión del país.

El sistema de trabajo, si bien es sencillo, es sumamente efectivo. El país se encuentra dividido en una cuadrícula con mosaicos de tres grados de latitud por dos grados de longitud (tal como divide a la Argentina el Instituto Geográfico Militar). Cada uno de los dibujantes asume la responsabilidad de dibujar las rutas y ciudades dentro de ese mosaico, y además se encarga de incluir toda aquella información que pueda resultar de interés para el viajero (alojamientos, combustible, hospitales, comisarías, talleres mecánicos, bancos, cajeros automáticos, farmacias, etc.). A su vez, el país se encuentra dividido en regiones, a cargo de un moderador que supervisa el dibujo en los mosaicos que abarca la región. 

Para la confección de los mapas se utiliza principalmente freeware y shareware, y se toma como base información digital y en papel de origen oficial, mapas provistos por los participantes del proyecto e imágenes satelitales e información disponible en Internet, así como también rutas, caminos y senderos relevados por los usuarios y los errores reportados por ellos.

Desde el punto de vista de los recursos humanos, todos los dibujantes y colaboradores del Proyecto, náuticos y terrestres, brinda su trabajo en forma totalmente gratuita y desinteresada, trabajando para el Proyecto en su tiempo libre y en la medida de sus posibilidades. Además, es muy importante la colaboración espontánea de los usuarios toda vez que es muy común que, siguiendo las directivas e instructivos preparados y puestos a disposición de los usuarios en el foro de discusión, éstos confeccionen un mapa de su pueblo o ciudad y lo contribuyan para su inclusión en las sucesivas versiones publicadas de Mapear.

La gran ventaja es este alto número de usuarios, que hace que el suministro de nueva información y el reporte sobre la exactitud de los datos existentes sea constante y abundante y abarque todas las regiones de la Argentina. Este sistema de cooperación reporta grandes ventajas a la hora de confeccionar los mapas. El gran número de usuarios y su dispersión geográfica permite relevar grandes extensiones de territorio y suministrar gran cantidad de información, lo que resulta imposible de mantener para cualquier emprendimiento comercial. Además, permite incluir en los mapas localidades que, al no resultar de interés comercial o turístico, o por su reducido número de habitantes, quedarían afuera de cualquier cartografía comercial.

Todos estos factores han hecho que, a la fecha, el Proyecto Mapear cuente con una cartografía ruteable de todo el país, con datos sólidos y consistentes, ampliamente superior a la cartografía comercial existente.  En este sentido, cabe destacar que el Proyecto Mapear ha recibido el reconocimiento de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las municipalidades de General Pueyrredón y Gualeguaychú, la Legislatura de la Provincia de Entre Ríos, y se encuentran en trámite declaraciones similares en las Municipalidades de Necochea y Tandil (Pcia. de Bs. As) y Embarcación (Salta).

Desde el punto de vista técnico se ha celebrado un Convenio Marco de Cooperación con el Instituto Geográfico Militar y otro con el Automóvil Club Argentino, las dos entidades más importantes a nivel cartográfico en el país, lo que destaca la seriedad y calidad técnica de la cartografía del Proyecto Mapear. 

 
Copyright 2020 .