II ENCUENTRO NAUTICO DE LA BAHIA - 2010 Imprimir E-Mail
por Martín Pachiani - Asociado 111
En conserva hacia el Tuyú, habíamos acordado que las dos tripulaciones nos juntaríamos en Prefectura para formular el correspondiente despacho, luego del papeleo, nos volvimos a juntar, pero esta vez en el río, más precisamente llegando al palo 1 del canal costanero (Km.19). La brisa del E hinchaba las velas y nuestras proas apuntaban hacia S. El II Encuentro había sido postergado 15 días por un fuerte temporal y esta vez la meteorología se mostraba de nuestro lado, así que para llegar enteros y con suficiente antelación para el evento, zarpamos el jueves 11 de noviembre navegando en conserva el Tucuxi y el Hannah Boden, dos Albatros 950 con 5 tripulantes cada uno.
II Encuentro 2010
II Encuentro Náutico de la Bahía - 2010
En realidad a mi compañero le faltaba un tripulante que debía embarcar en Quilmes, tal es así que luego de pasar la intersección del  canal de acceso con el canal sur derivamos unos grados en procura del mencionado puerto. Entre ambas escolleras estaba operando la draga de mantenimiento que amablemente nos dio paso, la escala fue breve ya que Gustavo no tardo en llegar para abordar el Tucuxi.
Otra vez en aguas abiertas intentábamos ganar barlovento para pasar la escollera de acceso al puerto de La Plata, con viento y corriente en contra nuestro avance era bastante lento mientras la luna en cuarto creciente perdía altura siendo visible de día.
El sistema de guardias había quedado establecido en periodos de 3 horas a partir del mediodía , Nelson con Tony en una y Alfredo con Carlos en la otra mientras yo quede libero controlando y operando la radio en nuestras constantes conversaciones con el Tucuxi.
II Encuentro - 2010
Calenté una sopa para atenuar la brisa fresca que entre borde y borde nos pegaba en la cara. Damos el parte al pasar por Atalaya y teniendo por delante una costa sin obstáculos me retire a descansar. Cuando desperté brillaba el sol y el faro de Punta Piedras estaba a solo 6 millas, navegábamos en un agua color chocolate bastante próximos a la costa en poca profundidad, tal es así que al pasar la punta un golpe contra el fondo me recordó que allí el suelo es duro aunque en realidad no son piedras sino tosca.
La costa iba desapareciendo mientras se la tragaba la bahía y ante nosotros no había otro horizonte que el del mar que se volvía mas transparente y verdoso  mientras aumentaba paulatinamente la profundidad. Disfrutábamos la mañana de sol en la inmensidad de la Bahía de Samborombon y aproveche para hacer enlace radial con Río Salado y General Lavalle que a pesar de la distancia nos estaban escuchando y tenían conocimiento de nuestra derrota.
Alfredo tomo la posta de la cocina y mientras salían de la cabina unos apetitosos platos de ravioles se distrajo el timonel y en una trasluchada inesperada la escota golpeo el plato de Carlos y su contenido quedo regado en el cockpit, estaban demasiado buenos como para ofrendarlos a Neptuno así que los recolecto uno por uno y volvieron al plato.
II Encuentro 2010
A proa, un poco a babor localice el Faro San Antonio apenas visible en el horizonte en tanto el Hannah cortaba el agua de mar a buen ritmo dejando una estela espumosa a popa. A medida que nos acercamos a la zona de bancos disminuyo la profundidad y nuevamente el agua cambio de color.
Coloque un waypoint en la punta oeste del Banco del Tuyu y la ecosonda nos confirmo su paso al descender la profundidad y luego aumentar nuevamente. Allí nos pusimos a la capa para esperar a el Tucuxi indicándole donde esta la pasada, mientras tanto comenzamos  a festejar ya que para mi estar allí es como volver al barrio, como estar a la vuelta de la esquina.
Tan juntos como cuando salimos pusimos rumbo al faro navegando las abrigadas aguas del Tuyu, mis amigos nos estaban esperando y aproveche la comunicación para asegurarme que tendríamos suficiente agua para entrar al Arroyo San Clemente.
Izamos un poco los apéndices y franqueamos la barra con algo más de un metro de profundidad, el Secreto salio a recibirnos tripulado por Guillermo y Aníbal. Tomamos amarra al muelle flotante de Tapera de López  y al alzar la mirada encontré la grata sorpresa de ver a mi mujer con nuestro bebe en brazos que inesperadamente habían viajado a recibirme.

II Encuentro 2010
La tripulación del Tucuxi fue al centro a buscar comodidad hotelera para reponerse del viaje aunque quedamos en juntarnos a la noche para cenar en el quincho de la Tapera. Nuestros anfitriones nos agasajaron con un opulento asado de Corvina Negra a la parrilla deliciosamente sazonado y acompañado con buen vino. Luego se formo la ronda de truco con los pocos que quedaron despiertos.
Imagen cena
A vela por la Ria de Ajo - La noticia nos resultaba increíble y risueña, quien iba a pensar que al salir de la vorágine porteña, cansados de los cortes de rutas, manifestaciones y agresivas amenazas encontraríamos al pueblo de Gral. Lavalle con un piquete formado por un puñado  de personas cortando la ruta mediante el quemado de cubiertas.
Una interna política solicitaba la remoción del intendente que se negaba a dejar su puesto acuartelado en su despacho desde hacia dos días, mientras una multitud de gente situada en la plaza, frente al municipio que le hacia el aguante. Afortunadamente se la agarraron con la ruta y no se les ocurrió emular al Gral. Mansilla atravesando con cadenas la Ria de Ajo para impedir la llegada de la flota del II Encuentro Náutico. Sin embargo debimos buscar una alternativa al asado de camaradería que nos había prometido el intendente.
Manteniendo nuestro buen ánimo ni bien repunto un poco la marea dejamos la ría de San Clemente navegando a motor en contra del viento norte. Establecimos las velas y bordejeamos hasta Punta Rasa para deleitarnos con el espectáculo de las bandadas de aves migratorias y el colorido de las cometas remontadas por los kiteros.
Habían sido de la zarpada solo dos barcos locales el Marlin II y el Secreto que junto al Tucuxi y al Hannah Boden constituimos la flota de este encuentro. Asomamos la nariz hacia el mar como quien abre una puerta entre Punta Raza y los Bancos del Tuyu haciendo un reconocimiento del lugar y su fondeadero.
Descartamos la posibilidad de un desembarco en la punta porque estaba muy movido así que filamos escotas y pusimos rumbo a la Ría de Ajo en una pierna muy placentera a pleno sol. Alcanzamos el canal y con la ayuda del GPS fuimos hilvanando los waypoints para atravesar la barra por la canaleta que se mantiene con profundidad gracias a los barcos de pesca que entran y salen por allí, lamentablemente no hay boyado ni enfilaciones para facilitar la recalada ya que el canal es bastante angosto, cada vez estoy mas convencido que si queremos alguna señalización tendremos que colocarla nosotros mismos.
II Encuentro 2010
En la boca de la ría tiramos el ancla sobre la desembocadura de un arroyo y se abarloaron el resto de los barcos para compartir el almuerzo intercambiando fiambres, tartas, empanadas y tallarines a la boloñesa que preparo nuestro Chef Alfredo. Bebimos las botellas de tinto que habían sobrado de la noche anterior y  disfrutábamos el maravilloso almuerzo rodeados del agreste paisaje de los Campos del Tuyu cuando vimos acercarse al Guardacostas Lago Mascardi  que venia a nuestro encuentro, nos dio una gran alegría y mientras intercambiábamos saludos rogábamos que no nos hagan el control de alcoholemia.
Escoltando al GC 122 fuimos virando cada recodo hasta alcanzar el antiguo puerto de los saladeros, hoy ocupado por una importante flota de pesca que esta diezmando la fauna icticola de la bahía. Los lugareños nos cuentan que en vez de prohibir la captura de peces jóvenes cada temporada reducen el tamaño de los ejemplares permitidos y me hablaron de la horrorosa cifra de un mínimo de 300 grs. para la captura de corvinas este año con lo cual queda absolutamente interrumpido el ciclo reproductivo de esta especie mediante la pesca de animales que todavía no alcanzaron esa etapa.
Amarramos frente al edificio de la Prefectura Naval donde se acercaron familiares y amigos a saludarnos. Gracias a la colaboración del Prefecto de zona Alejandro Gómez se pudo organizar el asado que teníamos previsto y fueron los tripulantes del Secreto quienes salieron a buscar la mercadería para la cena.
La convocatoria fue en el quincho de la prefectura donde se doraban chorizos, morcillas y un costillar de novillo hecho al asador. El Prefecto se acerco a saludarnos por solo diez minutos y termino cenando opíparamente junto al Sub Prefecto Sabas, su esposa y los navegantes que compartíamos la mesa en un fantástico ambiente de amistad y buen humor.
II Encuentro 2010
Cada barco participante se llevo un recuerdo materializado en un diploma otorgado por el Club de Pesca y Náutica de San Clemente y una medalla de bronce otorgada por la Prefectura Naval Argentina. Finalizada la cena las tripulaciones se debatieron en una partida de truco que se extendió hasta la madrugada, donde los tripulantes del Secreto resultaron ser los mas ligadotes.
El domingo 14 de noviembre llegaron nuevos tripulantes que se sumaron en los barcos para participar del encuentro, a bordo del Hannah embarcaron María Luz y su hermano Germán quienes hicieron sus primeras armas en la vela en el 89 cuando fui invitado a dictar un curso de Timonel en Tapera de López al que luego le siguieron varios mas. También aquel año Isidro Díaz, Guillermo Pérez Bodria y Gerardo Gutiérrez hicieron una travesía hasta Colonia y San Juan a bordo del Lightning Cabo San Antonio perteneciente al Club de Pesca y Náutica.
En aquel entonces se vivía el crecimiento náutico con fervor tal es así que para el 12 de Octubre, coincidiendo con la fiesta de la Corvina Negra se realizo la primer regata Olivos - San Clemente, que luego paso a formar parte del Campeonato Crucero San Isidro. De esta competencia se realizaron 13 ediciones hasta que llego la debacle del 2001 cuando con la escasez de fondos resultaba muy oneroso para el club local mantener la dársena de amarre dragada y solventar los costos de la regata, se pensó en la alternativa de hacer la regata a Gral. Lavalle y hubieron unas 5 competencias con ese destino pero finalmente dejo de hacerse.
El año pasado gracias a la gestión del Club de Veleros San Isidro, junto al Municipio de Gral. Lavalle y la PNA en el mes de mayo volvió a organizarse la regata a los pagos de Santos Vega. Cebados con este nuevo impulso náutico en la zona pensamos que había que hacer algo para involucrar a los nautas locales porque tenemos la convicción de que el desarrollo debe surgir desde allá.
El espectáculo de la regata es hermoso pero localmente deja muy poco, entonces se me ocurrió convocar para fines de setiembre de ese año a los navegantes con barcos de orza que quieran participar de un encuentro náutico en la Bahía, la consigna fue incentivar a los navegantes locales para que saquen las telarañas de sus veleros y sumar a todos lo que deseen acercarse de otros destinos,  nuestros anfitriones nos enseñarían los misteriosos encantos de su zona y luego debíamos devolverle su gesto con una acción reciproca en nuestro ámbito de navegación.
El propósito se cumplió y este año se sumo la Asociación Deportiva Argentina de Navegantes apoyando institucionalmente el II Encuentro Náutico de la Bahía. Si bien nos juntamos unos pocos “patos laguneros” esta vez fue mayor la participación de navegantes locales por lo que estamos cumpliendo con nuestro objetivo.
II Encuentro 2010
Aquella mañana demoramos la zarpada para esperar al Prefecto Alejandro Gómez que embarco con nosotros para sumarse en esta etapa del evento. Con la dotación completa nos lanzamos corriente y viento en contra a toda vela dando bordes por la ria midiendo cada virada como si estuviéramos en regata, nos acercábamos rápidamente al Secreto que en un exceso de confianza termino varado en la ribera, la maniobra los mantuvo ocupados y gracias a ello nos salvamos del arsenal de manzanas y mandarinas podridas que habían dispuesto a mano para usar como proyectiles en el momento que los pasásemos.
Salimos de la Ria de Ajo con viento de proa y al alterar el rumbo hacia el este Eolo también lo hizo de manera que no tuvimos posibilidad de filar escotas y el vira vira se mantuvo hasta estar próximos al faro sobre la recalada que nos llevaría a Tapera.
La escala en Tapera fue breve ya que habíamos acordado con el Tucuxi aprovechar el pronostico favorable y emprender el regreso ese mismo día, intercambiamos afectuosos saludos de despedida con el resto de los participantes y nos hicimos nuevamente a la vela esta vez con viento franco para sortear los bajofondos y encarar el cruce de la bahía durante la noche. El Hannah navegaba ágilmente únicamente con la vela de proa impulsado por el viento de través que alcanzaba los 25 nudos.
Las nubes pasaban rápidamente y la medialuna se escabullía entre ellas, algunos rociones nos mojaban la cara dejando sal en los labios y las noctilucas brillaban en la estela. Dos parejas de pesqueros aparecieron en nuestro rumbo y me comunique con uno de ellos para asegurarnos de su derrota y poder pasar con suficiente respeto. Control Río Salado no contestaba la radio así que pasamos aquella latitud sin dar reporte. Al acercarnos a Punta Piedras corroboramos que el faro no esta funcionando y añoramos la ayuda de su destello en la noche cerrada.
Con la primera luz del día estábamos próximos a Punta Indio con el viento franco y poca vela para esperar al Tucuxi que había quedado un poco rezagado. Nos paso apoyando su navegación con la maquina y nosotros izamos spinnaker para seguirlo a toda vela, las millas quedaban en la estela y aguantamos el globo hasta llegar a La Plata, la brisa se había afirmado y el barco requería constante atención en la escota y el timón.
Buscando una navegación mas relajada establecimos una oreja de burro con toda la orza izada. Sobre nuestra costa podíamos ver los chubascos pero las nubes no llegaban al río, sin embargo a la altura de Quilmes el viento borneo al sudoeste y comenzó a arreciar obligándonos a reducir el velamen, fue rotando nuevamente al sudeste y aumentando en intensidad, nuevamente a orejas de burro  alcanzamos los 9 nudos en las barrenadas mientras la tarde se transformaba el crepúsculo y nuestra amarra estaba cada vez mas cerca recordándome que para los navegantes el horizonte nunca se alcanza, pero si los puertos.
Para cerrar este II Encuentro Náutico de la Bahía quiero agradecer a los navegantes que participaron y a quienes brindaron su apoyo para la realización del evento.
VELEROS
Marlin II,  Armando Dormetta.
Secreto, Guillermo Pérez Bodria
Tucuxi, Gustavo Espeche
Hannah Boden, Martín Pachiani
INSTITUCIONES
Club de Pesca y Náutica de San Clemente del Tuyu
Asociación Deportiva Argentina de Navegantes
Municipalidad de Gral. Lavalle
Subprefectura de General Lavalle
Martín Pachiani  -  noviembre 2010

Martín Pachiani es el profesor a cargo del Curso de Patrón Yate a Vela-Motor
que ha diseñado nuestra Asociación  MÁS INFO - CLICK AQUI

 
< Anterior   Siguiente >
Copyright 2020 .