CRUCE DEL ATLÁNTICO A REMO Imprimir E-Mail

por Alejandro Cammarasana - Asociado 216

Mi desafío es cruzar el océano Atlántico a remo sin asistencia, intentaré el cruce partiendo del puerto de San Sebastián de la Gomera, España, hasta llegar a la Isla de Barbados, en Centroamérica, será en un bote a remos de 7 metros de eslora sin recibir ayuda externa. Para lograrlo deberé remar 12 horas diarias durante un período de 100 días aproximadamente. Existen varios factores de riesgo, como ser tempestades y tormentas, fuertes vientos, olas gigantes, grandes buques, pero considero que el mayor temor vendrá por el cansancio mental, el cual deberé combatir más que a otra cosa.

El día en llamas!!

La parte más difícil de mi viaje será la salida del ámbito de las Islas Canarias  y  si lo logro, luego tendré los vientos alisios de popa, los que me ayudarán a adentrarme en el Atlántico. Necesitaré saber como arreglar yo mismo cada una de las piezas componentes de mi bote, cuando las cosas van mal y como alejarme de los problemas.

alisios

El entrenamiento, basado fundamentalmente en fuerza y resistencia lo estoy llevando a cabo hace ya varios meses. He oído decir que en los remeros oceánicos, la mente es el 90 % de la travesía y que superando eso, el cuerpo solo debe seguirla, hay varios casos de locura en alta mar, por lo que debo prepararme también en este aspecto.
cruce
La idea de hacer este viaje, se deriva de una serie de factores que contribuyeron a lo que nace del deseo de cruzar el océano. Siento una gran admiración y respeto hacia el mar. Desde siempre, me recuerdo leyendo sobre travesías, aventuras, expediciones, Thor Heyerdahl y su KON – TIKI, sus RA, Amyr Klink, Shackleton, Scott, Slocum, el mismísimo Dr. Alfredo Barragán y su balsa Atlantis y mi admiración de siempre por el más grande de todos los navegantes, Don Vito Dumas.

ALGUNAS IMAGENES DE LA CONSTRUCCION DE MI BOTE

comienzos

Dios sabe cuántas veces he cruzado el Atlántico con las descripciones de Heyerdahl o los comentarios vívidos de Vito. En efecto, es difícil explicar los deseos que surgen desde el fondo del alma. A lo largo de los años, el proyecto fue el paso de sueño a la realidad, y hoy ya se está ejecutando. "Este es mi sueño, sería egoísta de mi parte intentar subir una segunda persona a mi bote, para que lo trate de compartir”.

instrumentos

Tengo 27 años, mi profesión es la de marmolero, estoy casado y tengo una hija de 4 años, Martina, que obviamente me estará esperando del otro lado. No soy un loco que sale a alta mar en un botecito a remo a querer suicidarse, sinó todo lo contrario, soy una persona que se siente viva y por ello, estoy en la búsqueda constante de situaciones que me lo enseñen y manifiesten.
Alejandro

Alma mía eterna,

redime tu promesa

a pesar de la noche sola,

y el día en llamas.

           J. A. Rimbaud

Bote El día en llamas

Es un bote fabricado en madera y fibra de vidrio principalmente, diseño y construcción del Ing. Luis Videla. Tiene una eslora de 7,30 m , un puntal de 1,40 m, una manga de 1,80 m y pesa 450 kg sin carga y 800 kg con carga.
pintado

Equipamiento

Mi bote estará equipado con un desalinizador de agua, 4 paneles solares, 2 gps, tres equipos de radio-balizas de control, teléfono satelital, notebook, 3 pares de remos, un calentador, i-pod, alimentos disecados para 100 días, 30 bidones de agua potable que a su vez me servirán de estabilizadores, un kit de reparación, 2 anclas de mar, equipo de pesca y un BLU, en fin, todo lo necesario para tener una navegación segura.
instrumentos

pruebas

logo

 
Advertisement

Convenios de Reciprocidad STW

STW

Imagenes

teo.7.jpg
Copyright 2020 .