Relatos de navegantes

Marisa Bianco – velero Huayra – Vuelta al mundo – Pto. La Cruz – Manta – Etapa 2

por Marisa Bianco – Asociada 41

Hola a todos, les escribo desde Los Roques, un paisaje hermoso!!!
Junto a mis tripulantes y amigos, Adhemar e Ibis, argentino y brasileño, zarpamos el 20 de febrero desde Puerto La Cruz, Venezuela hacia Tortuga, pasamos allí 6 días, los primeros días fondeados en Punta Delgada y los otros en cayo Herradura, nos toco buen tiempo, hicimos snorkel, comimos mucho pescado y como intercambio, les cambiamos a unos pescadores tres paquetes de cigarrillos por tres langostas, que eran una delicia, para ellos los cigarrillos son más preciados que las langostas!!!.

El 26 a las 16:00 zarpamos rumbo a Los Roques, navegamos toda la noche para llegar con luz de día, que nos ayudó a sortear con más tranquilidad las piedras y corales que suelen estar a flor de agua, fue una linda navegación, viento de 15 nudos, un verdadero lujo. A las 10:00 fondeamos en el Gran Roque donde algunos veleros amigos nos esperaban y con quienes festejamos el feliz reencuentro.

Pensamos quedarnos por aquí mas o menos una semana ya que el lugar es bellísimo, tanto, que dan ganas de quedarse a vivir, pero seguiremos viaje rumbo a Donaire, Curacao, Aruba, Cartagena, San Blas y Colon, estimo llegar allí a fin de este mes, pero como siempre, depende de la meteo ya que no es la mejor época para esta zona.

Ya estamos en Ecuador, en Manta, rumbo a Galápagos, estamos bien y el barco también. Es muy difícil contarles las tantas y tan diferentes emociones que vivimos con Cristina, a esta altura gran amiga e invalorable tripulante. En estos 9 días de navegación que comenzaron zarpando del puerto de Balboa, Panamá rumbo a las Galápagos y culminaron con nuestro ingreso al puerto de la Bahía de Manta.en Ecuador debido a distintos inconvenientes, agua en el diesel que nos vendieron y piratas!!!!!

marisa

Marisa entrando con el Huayra a Balboa, Panamá

Nuestro paso por las Perlas fue muy lindo pero muy rápido, la navegación entre contadora e Isla del Rey, aunque a motor, ya que no había nada nada de viento, fue impagable, a la hora de salir de Contadora pescamos un Jurel de unos 13 Kg mas o menos, no tengo como pesar,  pero era muy grande y lindo, yo pensé que era un dorado por su forma y color pero al destriparlo descubrí que tenia carne mas roja que la de vaca, parecida a la del ciervo, comimos pescado tres días seguidos y terminamos tirando lo ultimo, en realidad era muy pesado y difícil de comer, la mejor forma resulto el ceviche.

pescado

Cristina y el Jurel pescado

Muy contentas con nuestro primer pescado seguimos navegando cuando a lo lejos empezamos a ver una ballena, a los 15 minutos teníamos dos enormes ballenas, mas grandes que el Huayra, pero muy,  muy cerca, una hasta tuvo
el atrevimiento de pasar por debajo del barco, otra se me apareció bufando por la banda de estribor a un metro del barco. Cristina sacaba fotos a mas no poder mientras yo le daba al motor para espantarlas y les gritaba que se alejaran porque eran demasiado grandes, felizmente se alejaron sin provocar ningún daño y dejándonos con un sentimiento de admiración por su belleza poder y tamaño.

ballenas

Las ballenas alrededor del Huayra

Los delfines no podían faltar y nos acompañaron durante mucho tiempo, eran los delfines mas grandes que vi, unos 2,5 metros, beige clarito, muy lindos y juguetones, también sacamos muchas fotos.

delfines

Los delfines juguetean en la proa

A las 4 de la tarde llegamos felices como unas pascuas a Esmeralda en la Isla del Rey y nos fondeamos frente al poblado,  que son solo poquitas casas, allí pasaríamos la noche y al día siguiente saldríamos para Galápagos. Por la mañana se nos acerco una canoa ofreciéndonos diésel y como habíamos gastado como 60 litros navegando hasta allí y el diésel nunca es suficiente yendo hacia Galápagos en esta época le compramos como 80 litros, (esto más tarde nos traería grandes problemas)

villa esmeralda

Villa Esmeralda

Por la mañana zarpamos con mucho entusiasmo, el viento era escaso pero igual pusimos las velas, y tirando algunos bordes el primer día logramos avanzar unas 120 millas, al día siguiente  hicimos muchas menos pues el viento era casi nulo, el tercer día la cosa seguía igual y pusimos Genoa y el motor a pocas revoluciones para no gastar tanto combustible, navegamos de esta manera 36 horas.

Mar calmo

Mar calmo…..

Hasta que de repente el motor dio un estornudo y sin otro previo aviso se paro, no lo podía creer, los filtros estaban llenos de agua, los hijos de … me vendieron más agua que gasoil, a todo esto ya era de noche, limpie los filtros pero luego les entraba aire , los armé y desarmé tres veces hasta que  pensé que estaba muy cansada y nerviosa. Lo mejor seria dejar el barco al garete ya que el viento a esta altura no aparecía, nos fuimos a dormir.

refrescada

A pesar de estar en el ecuador vino la refrescada

Al día siguiente soplaban unos 10 nudos y dio para subir mayor y genoa y ponerse en marcha, el viento por esta zona es siempre del S o del SW, nuestro rumbo a Galápagos era SW……..
Lo único que lograba era avanzar yendo al SE pero luego llegaba muy cerca del continente y había que cambiar de borde y allí venia la joda, el otro borde lo máximo que daba era NW con lo cual navegábamos y navegábamos y solo lográbamos ganar para el sur unas pocas millas por día, estuvimos días peleando con el viento, finalmente después de innumerables intentos logre armar el puto filtro ( uno de los dos que tengo, el otro fue imposible) sin que entrara aire y poner en marcha el motor para seguir avanzando hacia el sur, a todo esto ya llevábamos 6 días navegando, comenzábamos a sentir cansancio y con este viento seria necesario bajar por lo menos hasta los 3 grados sur para encontrar viento SE que nos permita navegar a Galápagos, eran muchas millas de mas, el motor con un solo filtro y el combustible lleno de agua que me obligaba a parar el motor cada 3 horas para limpiar el filtro nos decidieron que era necesario parar en el continente y resolver los problemas antes de seguir viaje, ni que hablar que no tenia una miserable carta de detalle de los puertos de la zona, estaba en el limite entre Colombia y Ecuador.

vela de proa

Con vela de proa y apoyo de motor

Colombia tiene mala fama por la piratería, de Ecuador no tenia mayores datos, decidí que seria mejor Ecuador, además estaríamos ya mas cerca cuando siguiéramos rumbo a Galápagos, mirando la carta  electrónica ví que la bahía de Manta parecía tener un buen puerto y además parecía tener un  un aeropuerto por lo cual pensé seria una ciudad con recursos para solucionar los inconvenientes.
Tomada la decisión, nos pusimos en rumbo, vela de proa y apoyo del motor  ya que si no no podíamos avanzar hacia el sur, limpiando el filtro cada 3 horas la cosa funcionaba bien, el viento se mantenía entre 5 y 15 nudos y el mar estaba tranquilos. así fuimos avanzando hasta que el 21 a la una de la mañana, cruzamos el ecuador…….

tempestad

Por popa se acerca la tempestad

La cosa había comenzado a cambiar, el viento, de proa, aumento y las olas se hicieron mucho mas grandes tornando la navegación muy cansadora e  inconfortable, el cielo estaba nublado y llovía de a ratos, de esta manera  nos fuimos acercando al continente, a las 3 de la mañana estábamos a unas  40 millas de la costa frente a cabo Pasado cuando Cristina que estaba de guardia me despierta para que la ayude pues además de haber muchos pesqueros, había una embarcación extraña que paso muy cerca del barco, casi dormida salgo  y veo detrás nuestro una lancha que se acerca con tres hombres que vienen parados y con poderosas luces, no había tiempo que perder, le digo a Cristina que estaba al timón, poné el motor a fondo y virá hacia el mar, la lancha ya estaba al lado nuestro, yo pensaba, si logran subirse al barco estamos listas, de a poco fuimos dejándolos más atras, creo que a ellos les costaba mas que al Huayra enfrentar las olas que estaban muy grandes, nosotrosveníamos con motor y trinqueta, bueno,  les cuento que apagamos nuestras luces de navegación y con el motor a mil corrimos como una hora, esquivando pesqueros.
Con lo alteradas que estábamos casi fuimos atropelladas por uno que pensamos que estaba parado como todos los demás, pero no, venia a mil y solo una brusca virada evito que nos pasara por arriba.

No les puedo explicar el nivel de adrenalina, las ultimas 12 horas de navegación fueron muy tensas, el oleaje estaba pesado navegábamos con viento y mar en contra a motor y con la trinqueta lográbamos andar a 4 nudos, la entrada a puerto fue mas fácil de lo que pensaba, si bien llame por radio a la capitanía de puerto para que me dieran instrucciones para ingresar, nadie me contesto, así que apenas identificamos el faro me mande, una vez adentro no sabia bien para donde rumbear había algunos navíos pero la mayoría eran pesqueros, de todos los tamaños, veleros no se veía por ningún lado, me acerque a un pesquero y le pregunte si no había ningún lugar de veleros y no solo me dijo que había un club de vela sino que bajo a su lancha y me guió hasta allá. Impagable el hombre, lo invite a tomar una cerveza mañana, luego de amarrarnos a la  boya, nos abrazamos tratando de aflojar el nudo de tanta emoción retenida.

Manta

El Huayra al borneo en Manta

Y así es que estamos en Manta, es nuestro primer día aquí, es un puerto pesquero, muy lindo, somos solo dos veleros, los otros son unos franceses que están reparando el barco. Veremos de cambiar el combustible y limpiar el tanque y retomaremos nuestra ruta. Por lo poco que vi, hasta ahora la gente es muy amable y hospitalaria y las cosas son mas baratas que en Panamá.
 Apenas logre expresar una pequeñísima parte de lo vivido, fue demasiado intenso,  por la noche no podíamos dormir, la escena de la lancha corriendo detrás nuestro con esos tres tipos parados y sus luces no dejaba de aparecer, decidimos con Cristina que teníamos que reconstruir cada momento y emoción, hablarlo hasta que nos cansemos para que no se convierta en un suceso traumático.

balboa

El Huayra en el muelle de Balboa

Les he contado estas experiencias, no para asustar sino para que si alguien pasa por estos lares evite acercarse a la costa.
Abrazos a todos
Marisa Bianco

VUELTA AL MUNDO – MARISA BIANCO – PARTE 3 – CLICK AQUÍ

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: