Relatos de navegantes

Marisa Bianco – velero Huayra – Manta – Las Marquesas – Polinesia Francesa – Etapa 3

por Marisa Bianco – Asociada 41

En las dos semanas que estuvimos en Manta, descansamos y disfrutamos del club que si bien es pequeño, nos ofrecía buenas duchas con agua caliente, un lindo restaurante y la ayuda de los marineros del club que son muy  voluntariosos. Aprovechamos para solucionar  el tema del agua en el combustible; lavamos el tanque y cambiamos todo el gasoil, que por suerte en Ecuador no es muy caro ya que esta subvencionado por el gobierno, pusimos filtros nuevos y aprovechamos para hacer también el cambio de aceite y filtros, con lo cual el motor quedo hecho un relojito.

También hice una modificación en el interior del barco para poder cargar combustible desde adentro, hasta entonces, el único acceso al tanque era desde la cubierta, imposible cargar gasoil con el mar movido, se hubiera llenado el tanque de agua salada! El 31 de Mayo, llego Jorge desde Mar del Plata, venia con todo el embale, hace tiempo que soñaba navegar por el Océano Pacifico hasta la Polinesia, …..le llegó la oportunidad!!!.

Marisa.Jorge

Marisa junto a Jorge, el nuevo tripulante del Huayra en esta pierna.

Manta es un puerto principalmente pesquero, en la avenida principal, en lugar de un obelisco, como en Buenos Aires, hay un gran Atún, y abajo dice ” Manta Capital del Atún”, La ciudad es  bastante limpia y esta llena de hermosas plantas, conseguimos un lugar muy pintoresco donde se almorzaba por un dólar con 50 lo que incluía una sopa, un plato y un jugo para beber, ni que hablar que nos hicimos adictas al lugar y almorzamos allí casi todos los días, para la cena tambien encontramos una pichincha, como por arte de magia, al atardecer, sobre la avenida principal, que estaba muy cerca del yate club, aparecian puestos por la calle que sobre unas precarias parrillas cocinaban  “Chuzos” (brochettes de carne) que cuestan un dólar, toda Manta se reunia alli por las noches y nosotras decidimos compartir esta buena costumbre y  sacamos abono para los Chuzos!

negocio

Baratos los chuzos!!

amarras
Vista a las amarras

manta
El Huayra en Manta

Barco y tripulación a punto, el 3 de junio a las 7 de la mañana zarpamos rumbo al archipiélago de las Galápagos, nuestro destino la Isla de San Cristóbal. El primer día de navegación no fue fácil, navegamos a vela y motor, mucho oleaje, viento y corriente en contra, a pesar de estar cerca de ecuador hacia bastante frió y todavía  debíamos readaptarnos a los ritmos de las navegaciones largas. Establecimos, por las noches guardias de 2 horas, (lo que demostró ser muy bueno y por lo tanto mantuvimos hasta nuestra llegada a las Marquesas)

A pesar de todo al día siguiente reinaba el buen humor, el viento comenzó a prestarse, mayor y genoa a tope avanzábamos a más de 7 nudos. Jorge, que demostró ser un gran pescador atrapo 2 atuncitos que se convirtieron rápidamente en almuerzo.
Por la tarde nos comunicamos vía BLU con Miguel de Punta Alta, que con su calidez habitual, nos transmite noticias del pago (parece que por allí hace muchísimo frió) y nos pasa el pronóstico.
En total tardamos 5 días en llegar a las Galápagos, fue una navegación agradable, pescamos todos los días, leímos mucho, charlamos y escuchamos música, principalmente brasilera ya que Cristina tiene un gran repertorio.

mar
Buena velocidad…..

El último día tuvimos que disminuir la velocidad, el Huayra no estaba muy de acuerdo y seguía yendo demasiado rápido por lo que navegamos un poco para atrás haciendo tiempo para acercarnos a las islas con luz de día. A pesar de todo esto y  ya con el sol  arriba, a pocas millas de la isla no conseguíamos verla pues estaba cubierta por una densa neblina, por suerte a ultimo momento la neblina se disipo y a las 09.00 entramos a puerto, fondeamos donde estaban los demás veleros, focas y lobos de mar fueron los primeros en acercarse y darnos la bienvenida.

Poco después llego una lancha y en ella Fernando Quiroga quien se presento sin mas como el agente que DEBIAMOS CONTRATAR para obtener el permiso de estadía en Las Galápagos, como no había mas remedio aceptamos y terminamos desembolsando 150 dólares. Para desembarcar no fue necesario armar el gomon ya que hay un sistema de taxi acuático que por 50 centavos per capita te lleva a tierra, por la noche esta tarifa aumenta a un dólar.

taxi
Taxi

ingreso

Ingreso

Las Galápagos son unas islas míticas,  también se las conoce con el nombre de “Islas encantadas”. Estas islas son las cimas de grandes volcanes que miden más de 10.000 metros de altura desde su base apoyada en el lecho del océano. El archipiélago esta formado por 5 grandes islas y 11 mas pequeñas, La corriente de Humbolt fue vía de transporte para variadas especies, que evolucionaron para adaptarse al nuevo ambiente adoptando características únicas.

En fin, aquí se respira Darwin y la evolución de las especies,  se encuentran plantas unicas, como lo cactus gigantes y animales como las iguanas marinas que llegan a medir mas de un metro, son de color muy oscuro, casi como la piedra volcánica sobre la que viven y parecen dinosaurios en miniatura, también hay iguanas terrestres, que son mas pequeñas y de color verde ,otra especie característica y única son las tortugas gigantes que pueden vivir mas de 120 años.

cristina
Cristina en la amarra de Galápagos 

En las islas no hay arrecifes de corales ya que la corriente de Humbolt  enfría el agua y los corales necesitan de determinada temperatura para desarrollarse, en cambio hay gran variedad de peces que a su vez sirven de alimento a aves como las fragatas y los boobys, ( estos últimos con sus pies azules son un espectáculo!) y a varios mamíferos marinos como focas y lobos de mar, estos, son atrevidos y bochincheros, se pasan el día en el puerto ocupando las escaleras y demás lugares de uso publico, están todo el día tirados al sol, y gritan bastante además de esparcir por el ambiente su olor característico que no es precisamente perfume francés!. Lamentablemente teníamos poco tiempo y pasamos solo tres días en estas islas, tratando de absorber lo máximo posible, personalmente quería llevarme una iguana de mascota pero no fue posible!

lobos


Los dueños de las escaleras, los lobos 

El 12 de junio a las 10.00 zarpamos rumbo a otro archipiélago; las Marquesas, 3080 millas de puro océano Pacifico por recorrer antes de ver tierra nuevamente.
Navegamos al sur de las islas Santa Fe y Santa Cruz y luego entre Isabela y Santa Maria. A las 14 horas al pasar por el meridiano 90 cumplimos la ceremonia de atrasar nuestros relojes una hora, por la tarde Miguel nos paso el pronostico SSE 15 nudos para esta noche y mañana, mas no se podía pedir, esa noche la luna ya en cuarto creciente acompañó nuestras guardias, que fueron sumamente placenteras.

Al día siguiente a las 08.00 nos comunicamos por BLU con los demás veleros que están navegando en la misma ruta, en total somos once, todos reportan buen viento y navegación agradable, es muy bueno poder comunicarnos y aunque no nos vemos, saber que alguien mas esta navegando por estas aguas.
Es un día esplendido, mucho sol, buen viento, en las primeras 24 horas avanzamos 151 millas estamos eufóricos, si mantenemos este ritmo llegaremos mucho antes de lo previsto. Jorge  alquiló un teléfono satelital con el cual se comunica con familia y amigos, pero no puede recibir y mandar e mail porque los de la compañía no le mandaron el código de acceso.

Por la mañana pescamos un doradito de unos 4 Kg. que se convirtió sin demora en nuestro almuerzo, Cristina me sorprende pidiéndome que deje para ella un pedazo crudo, ya que le gusta comerlo sin cocinar, condimentado como solo ella sabe, realmente es rico, de todos modos Jorge y yo preferimos hacerlo pasar por el horno previo a la ingestión,  crudo o cocido resulto riquísimo. La noche fue pacifica, no cruzamos ningún barco, la luna se mantuvo en su puesto de acompañante. Y así comenzaron a transcurrir los días, la única rutina eran las guardias por la noche de 20.00 a 08.00. Durante el día  cada uno establecía su ritmo , por supuesto siempre uno de los tres estaba en la cubierta, aunque sea leyendo, Cristina instalo su hamaca en la popa y todos nos la disputábamos pues resulto ser muy cómoda. Jorge siguió pescando un dorado por día hasta que le pedimos que por un día suspendiera dicha actividad pues queríamos comer algo distinto e hicimos una pizza. Nuestro aseo consistía en un baño  con agua de mar y una breve enjuagada con agua dulce.

lectura
Marisa, enfrascada en la lectura

Dedicamos gran parte del tiempo a la lectura, las charlas y la meditación, al atardecer escuchábamos música. A mi con el correr de los dias se me terminaron los 8 libros que compre antes de zarpar y me dedique a leer y releer las guias nauticas de la Polinesia, los demas tenian la suerte de encontrar en la biblioteca del Huayra siempre algo para leer
A la semana se nos termino el pan y comenzamos a hacer pan a bordo, el primero no salio del todo bien pero dio para el desayuno y poco a poco nuestros panes mejoraron hasta parecer de panadería.

El 19 de Junio, después de una noche espectacular de luna llena, amanecio con viento  suave y del este, atangonamos nuestra genoa  ya que estaba de popa redonda, pero este aparejo no duro mucho ya que el herraje que une el tangon al palo, a las 12 horas de servicio, se rompió y se acabo la joda! tuvimos que resignarnos a navegar mas despacio solo con la mayor bien abierta. En los días siguientes tiramos bordes hacia el norte  y hacia el sur de nuestra ruta para poder navegar con las dos velas y así seguimos avanzando.Un día, aprovechando la bonanza del tiempo, sacamos a relucir el sextante y las tablas de navegación, tomamos varias alturas al sol e intentamos establecer nuestra posición, mejor no les cuento el resultado, alabado sea el mágico GPS. Tuvimos 2 días y medio de calmas e hicimos uso del motor ya que teníamos buena reserva de combustible.

atun
Jorge, su pesca fue abundante!!

El mes de Julio empezó con vientos arrechados y muy nublado, obligándonos a maniobrar seguido, tomando y soltando rizos al ritmo que marcaban las nubes negras que nos pasaban por encima .Cuando solo faltaban doscientas millas para llegar el viento literalmente desapareció, el anemómetro marcaba 00, prendimos el motor y ya no lo apagamos más hasta llegar.

mar
Mar tranquilo……paz!!

El 4 de julio, calculamos que si manteníamos la velocidad de 6 nudos estaríamos llegando al amanecer del dia siguiente, una vez más analizamos las cartas y los detalles de entrada a puerto.De las 4 islas que forman el grupo Sur del Archipiélago de las Marquesas, Hiva-Oa, hacia la cual nos dirigimos, es la mayor y mas importante, su parte central esta cubierta de montañas de mas de 1000 metros de altura. En su extremo SW están las bahías de Atuona y  Taahuku, separadas por una punta rocosa: punta Feki. Nuestro objetivo es la bahía de Taahuku que ofrece un pequeño lugar de fondeo protegido por un rompeolas. Esa noche no dormimos mucho, cuando empezó a clarear distinguimos las sombras de las Islas, Tahuata a babor y Hiva-Oa a estribor, nos sentíamos como Colon gritando tierra a la vista!

Poco a poco Tahuata fue quedando atrás y comenzamos a bordear Hiva-Oa en busca del puerto de Atuona. Diseminadas en la montaña, se veían algunas casitas blancas, estábamos muy cerca pero no veíamos una baliza que debería marcar la enfilación de entrada a puerto, por suerte nuestros WP, tomados de las cartas electrónicas resultaron exactos ya que  el puerto esta muy escondido al fondo de la bahía., guiados por los WP, nos fuimos acercando lentamente hasta que vimos el rompeolas y detrás de el varios mástiles , vamos bien! ya sin dudas entramos a la bahía, recorro la zona en busca de un buen lugar, tiramos el fondeo pero quedamos muy cerca de otro barco, recojo nuevamente el ancla y se va la segunda, esta vez quedamos bien, se acerca Sam, un navegante ingles que me dice que tengo que tirar un fondeo por popa, como ya había leído esto en la guía, el fondeo estaba preparado Jorge se subió al dingui de Sam llevando el ancla que fue depositada a popa como correspondía.

brindis

Brindis por una excelente navegación!!!

Y aquí estamos felices de haber llegado, tras una navegación excelente a Hiva Oa, Archipielago de Las Marquesas en la Polinesia Francesa

Marisa Bianco

VUELTA AL MUNDO – MARISA BIANCO – PARTE 4 – CLICK AQUI

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: