Relatos de navegantes

61° Buenos Aires – Mar del Plata – velero Tinto 2018

Por Luis Gimenez Asociado 139

Febrero 9 – 12 / 2018

Hace 61 ediciones que se corre la regata Buenos Aires – Mar del Plata. No les puedo decir que la corrí todas, pero estuve en muchas ediciones. Para ser exactos: 6 veces con el Tinto y otras tantas como invitado. De todas ellas, ¿la más memorable? cuando llegamos a MDQ en .. ¡24 horas! ¿La más exitosa? Aquella  cuando ganamos en dobles con Santiago Mollard en el Don Quixote. ¿La más larga? ¡Esta! Porque toda regata oceánica es larga pero 60 horas para hacer 260 millas… es demasiado. Y con tres Pamperos involucrados. Es demasiado, ¡al cuadrado! De los 22 participantes, 10 barcos quedaron en el camino. ¿El Tinto? Primero en la Serie A y tercer en la General.
Milla a milla
Pero, empecemos por el principio. ¿Dónde estábamos el 8 de febrero? Terminando de preparar el

Tinto, que después de tres meses de mimos en el varadero volvió al agua con muchas ganas. Estaba de estreno: cubierta pintada, bandas ploteadas, interiores pintados y retapizados, pata de motor, etc, etc. Y bien merecido tenia estos mimos, después de 10 años de comprado y muuuuuuchas millas de navegado.
El 9 de febrero nos encontró en el YCA, a los 7 listos para la partida. Estábamos con gran parte de la tripulación de Río: Miguel Aldatz, Martín Corrales, Ricardo Fish, Eugenio Macca, Gustavo Maver y Tomás Silveyra. 
La largada estaba prevista para el mediodía, pero la CR del YCA la corrió unas dos horas haciendo uso de la “ventana meteorológica” de las IR, buscando zafar del Pampero sucio que se largó unas horas antes con mucho viento y lluvia.
Y así, de tanto esperar… ¡se fue el aire! Y la largada fue tan lenta que 3 barcos se quedaron fuera del tiempo de 30 minutos y les levantaron la línea. Avatares de las instrucciones de regata. Por suerte, nosotros estábamos lejos y no escuchamos los improperios (fino, no?) de los capitanes y sus tripulaciones, que, con los barcos preparados, amarinados, y llenos de comida para 3 días navegarían acompañando a Mar del Plata o, inclusive, alguno de vuelta a su amarra.
 Flotamos, literalmente, hasta La Plata, en “apenas” 7 horas, lo que normalmente nos lleva 3.  Considerando la calma, y lo liviano de las empanadas del mediodía nos comimos a la noche un riquísimo guiso de ternerita con papas, morrones, y muchos etcéteras (hay buenos estómagos en el Tinto).

Segundo pampero adelante 

Fuerte, repentino y muy duro llego el segundo Pampero. Seco desde arriba y muy mojado desde las olas. Nos empujó durante toda la noche, haciendo la estadía muy incómoda y movida; tanto que los primeros guisos fueron devueltos sin siquiera ser digeridos (¿no era que había buenos estómagos en el Tinto?). Conclusión: 2 tripulantes menos a pesar del Aeromar previo. El que llegó, se fue y nos dejó tranquilos al amanecer en la puerta de la casilla del mareólogo de Oyarbide, que además era marca de regata junto con la boya del km 19 del Acceso y la cardinal E del zoretódromo (no tan fino) de Camet.
La mañana del 10 de febrero viramos Oyarbide con luz y sol: arriba con el genaker, primero, y después con el globo. Sol + calor + viento de popa = ricos desayunos, almuerzos, copetines y demases. Poco deportivo, pero hasta abrimos un buen rato la bimini, que también cayó en las garras de Dansk y quedó impecable. Por Samborombon me quedaban en la memoria las primeras postales imborrables de este viaje.
Cumplíamos las primeras 24 horas de navegación con una velocidad de 6 a 7 nudos de popa, sin ola y

con excelente camaradería: estos son los grandes placeres de este deporte, sin ninguna duda. Nos llegó a dar para hacer unas prácticas de sextante, que tantos años hacía que no tocábamos. Lo más impresionante fue que las marcaciones no salieron taaaaaaan mal (Ja,ja). No en vano íbamos a bordo…  ¡4 pilotos de yate!

Segunda noche movidita

Atardecer en San Clemente, y mientras virábamos la punta de Gral. Lavalle apareció un tremendo

cigarro muy negro y cargado con toda la energía que podía entrarle. Se venía el tercer gran pampero del paseo (si las fotos que están viendo meten miedo, la realidad… ¡siempre es peor!). Las grandes ventajas de tripulaciones como las del Tinto es que todo se hace pausado, sin gritos ni alteraciones y a su debido momento. Así fue como arriamos el globo, tomamos 2 manos de rizos, nos abrigamos (trajes de agua incluidos), nos colocamos arneses y líneas de vida y dos minutos después…se nos largó una bomba de viento y agua de 35 nudos sostenidos.
Los más de 35 nudos y las tremenda olas hacen que se cierre inmediatamente la cocina, y es lo que lamentablemente sucedió, hasta por lo menos unas 12 horas después. A puro pan, queso y manzana, los que lo soportábamos, los demás a pura agua para no deshidratarse.
Borde muuuuuy afuera y muy largo. El viento de componente sur que traen estos pamperos parece que saliera desde dentro del puerto de Mar del Plata, con lo que tratar de entrar al mismo puerto se hace por lo menos…largo.

Después de irnos unas 25 millas afuera de la costa (la misma distancia que Buenos Aires a Colonia) volvimos a virar y terminamos a la altura de Costa Azul.
Entre tanto ida y vuelta nos cruzábamos muy de vez en cuando con algún otro participante de la regata, o llegábamos a ver los posicionadores cuando nos acercábamos a la costa y conseguíamos señal, pero nunca estuvimos muy seguros de nuestra posición en la tabla.
Por supuesto desde ahí fueron cientos de bordes

hasta llegar al puerto de Mar del Plata, al que arribamos en una fantástica noche llena de estrellas (otra de las postales imborrables de esta travesía), con el mar calmo, y con la ciudad de fondo, donde la CR del YCA con Junior Cosentino a la cabeza, nos daban el top de llegada.
Todo terminó con una suculenta comida y bebida en el restaurante del YCA MDQ que tan amablemente nos esperó abiertos a la 1 de la mañana.
Resultados de tanto esfuerzo y disfrute…¡Primeros en la Serie A y Terceros en la General!
¡Hasta la próxima!

DOMINGO, 23 DE JULIO DE 2017

Triangulo del Plata 2017

…..de que se ríen estos tipos?

Triangulo del Plata, o como se llamó o llamará, pero cambie o no de nombre siempre son casi 500as millas, siempre en julio, siempre con viento de jeta, siempre con mucho y poco viento, siempre con mucho mucho frío y siempre mucha y poca agua, pero lo que no faltó en éste Triangulo 2017 fue la lluvia. Demoramos 72 horas en completar la vuelta, y llovieron casi 68 horas y prácticamente de corrido…eso sí que es una buena penitencia. La parte light, diría un masoquista, es que no hizo taaaaaanto frío.Largamos el viernes 7 de julio a las 12 del mediodía y llegamos el lunes 10 a las 12 del mediodía. El mismo recorrido de siempre, Buenos Aires, Torre Oyarvide, San Clemente, Punta del Este, Buenos Aires.  Este año fui nuevamente como el año pasado con Miguel Aldatz, bautizado en el Tinto en la regata a Río 2014 como “el Rústico”, excelente apodo para una excelente tripulante! Ya me quedan pocos tripulantes que se animen a esta regata en el Tinto en julio, y que por alguna tara psicológica del owner sigue sin calefacción. Vaya uno a saber porque!Siguen los reportes como los fuimos enviando desde abordo:Reporte del Tinto: Llegamos a la Plata después de 5 horas de navegación, la mayor parte con lluvia y entre 25 y 30 nudos de viento! Lejos… Muy lejos del pronóstico 😠. El Tinto navegando bárbaro en velocidad, pero como éstas ceñidas no le gustan, la proa es horrible y no podemos despegarnos del resto de la flota. Escuchamos por radio que el Klericó abandonaba. A decir de Desiree Estevez  en la radio, y con voz de poco contenta, «a Moro le dio frío»…Moro…y a quien no? Mi traje de agua ya es una sopa, y apenas faltan unas 80 horas!!! Calavera no chilla!!
Reporte del Tinto Que noche Teté !! Lluvia, no lluvia, viento, no viento, rizos, no rizos…pero frío…

Siempre. Una penitencia!

Encima uno se baja de la oficina y se sube al barco un rato después y sin tiempo de nada con lo que el bolso se hizo en 5 minutos. Poco tiempo = Poca ropa.Lo único q comimos en todo el día fueron empanadas porque la coctelera no daba para más. Raro que estemos racionando alimentos en el Tinto! Algo pasa con mis trajes de agua que pareciera q perdieron el impermeabilizante. Vuelvo de las guardias totalmente ensopado, hasta los calzones, literal!! Son las 5am y navegamos a 8,5 nudos y a rumbo un lujo! Miguel duerme, y mi guardia es en la mesa de navegación, tratando de zafar de la lluvia. Estas guardias se limitan a mirar GPS, Computadora, iPad, instrumentos, piloto automático, etc, etc. Todo dice lo mismo, pero mirando todo al mismo tiempo en tanta cosa distinta parece hacerlo más pro!
Reporte del Tinto. A las 12 del mediodía del sábado viramos la boya de San Clemente, dejando atrás

una tercera parte de la Regata, y sobre todo dejando atrás a Sanboronbón. Vamos rumbo a Punta del Este, y 22 nudos de jeta. Es increíble como cada vez que viramos se nos pone de jeta. Será por eso que tanta gente navega en el Caribe?? Nada como 15 nudos del través y 25 graditos constantes… Para eso navegamos, o no?. Bien almorzados con milanesas de pollo y papas a horno, rico y caliente. Sigue todo gris y tapado con una especie de neblina muy fea. Estamos atrás del pelotón de adelante, aunque no debiéramos. La fiesta de anoche la estamos pagando hoy. Abordo todo muy bien, salvo los pancotazos, pero el resto perfecto. La convivencia con Miguel un lujo, respetamos las guardias, y hasta nos regalamos unos minutos más cada uno cuando el que está afuera se los puede bancar.

Reporte del Tinto.

Al final la pierna San Clemente – Punta del Este se dio de borde, y llegando a Gorriti de popa. Una excelente navegada que nos permitió acercarnos a los de adelante. Llegamos a Gorriti como a las 2 de la mañana abajo de mucha niebla. Esta Regata viene cerrada de niebla y lluvia desde la largada!Cuando viramos Gorriti se nos trabó una pasteca de la burda de estribor, y tuvimos que tomar 2 rizos con una sola burda y seguir navegando hasta poder arreglarla (de manera caserita , obvio!). Esto nos llevó más de una hora, mientras veíamos como todos los barcos a los que veníamos alcanzando se volvían a alejar 😡. Cruzando Gorriti, el viento se fue… A la jeta!! Es increíble esta maldición del viento de jeta! La noche en general fue más fresca que las anteriores, pero sin lluvia. Ahora amanece y todo sigue gris, menos el tremendo tostado que me acabo de comerrrr! 😜 Feliz 9 de julio para todos desde el través de Piriápolis.


Reporte del Tinto.

Calma?  Seeeeee… Desde las 9 de la mañana que flotamos de una forma horrible. Clásico informe de los meteorólogos sobre estos días… “Vientos nulos a leves de direcciones variables predominantemente del primer o tercer cuadrante. Lluvias leves a intensas, visibilidad regular a nula empeorada por hidrometeoros donde ocurran”. Se entiende verdad? Será por eso que nunca están abordo los meteorólogos cuando pasan estas cosas? En 7 horas navegamos 22 millas cuando lo normal hubieran sido 56, y mientras, subimos velas, arriamos velas, volvimos a izar y a arriar y a ponernos y sacarnos el traje de agua varias veces también. Y por supuesto cuando no había ni una gota de viento, y ya había preparado tremenda picada… Empezó a llover y a soplar. Clásica mala jugada de los meteorólogos. Parece que lo hicieran a propósito. Para vengarme de los tipos me fui a dormir la siesta y lo dejé a Miguel afuera, total, yo ya había cocinado y le tocaba a él el sacrificio siguiente. Ahora que estamos empatados 1a1 en sacrificios nos vinimos los dos adentro a tomar mate porque sigue lloviendo y sigue «sin soplando». El meteorólogo, que no está abordo, dice desde su escritorio que en 1 hora 22minutos empieza a soplar y de través. Ya no sé si creerle

.
Reporte del Tinto.

Este deporte es raro, primero te quita y después te da. Nos pasamos toda la tarde de ayer abajo de la lluvia y sin una gota de viento flotando frente a Atlántida, y cuando empezó a atardecer y arrancó el viento, arrancó el Tinto también. Pasamos la isla de Flores con el gennaker, Gozzila como se lo conoce abordo, y a 9 nudos  sin ola, un placer. Media hora después se larga un tremendo chubasco con cara de Pampero y otra vez todo abajo, a flotar frente a Carrasco esperando la bomba que nunca llegó. Mientras nos pasaban los chicos del Don Antonio, globo arriba y ni miras de Pampero, unos valientes! Vuelta el viento, y una vez derivada la zoretera rumbo a Buenos Aires

empezamos a caminar como nunca. Noche muy fría pero cuando se navega con escotas abiertas, sin ola y entre 9 y 10 nudos cualquier temperatura por helada que sea pasa a otro plano. El cielo estuvo tapado toda la noche pero evidentemente la luna sería enorme porque estaba muy claro. Disfrute total, amaneció, desayuno Tinto (tostadas, huevos, quesos, fiambres, etc, etc,) y con la baja del viento subió Gozzila nuevamente. Vemos al María María muy adelante, y alrededor y muy cerca el Tata, el Nico, y el Don Antonio, que en Montevideo estaban muy adelante nuestro. Evidentemente tuvimos una excelente navegación nocturna. Cruzamos la rada de La Plata a las 8:00, y ya quedan solo 17 millas para llegar a Dársena!

Desde La Plata hasta Dársena seguimos con Gozzila hasta que un par de rachas fuertes y un par de guiñadas también nos obligaron a bajarlo, el tipo es enorme pero no se banca mucho viento, y menos en dobles.  El María María, Tata y Nico pudieron bancar sus globos y volvieron a sacarnos ventaja, el Don Antonio navega a nuestra popa.Clásica entrada en Dársena sin nada de viento, estropada y a cruzar la línea. Gran abrazo y agradecimiento a Miguel por la compañía, y los recibimientos de siempre en la llegada, María Luz y sus fotos, el Rope Ferrer infaltable, y Maver acompañando.

Gracias al YCA y su gente por la excelente organización, a las tripulaciones inscriptas;  y  felicitaciones a los que llegamos!! Nos vemos en la próxima…sin falta!!

Recorrida ORC CLub A:  https://www.youtube.com/watch?v=5R65AIUOoLA&list=PLloC06W9NFkD7PDnLfEVE9qyJ1XBVDacS&index=1
Primeros en arribar:  https://www.youtube.com/watch?v=PgB2pbuBq2A&list=PLloC06W9NFkD7PDnLfEVE9qyJ1XBVDacS&index=3

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
error: